martes, 12 de agosto de 2008

ANALISIS CRITICO DEL ARTICULO: PRECIO DE LOS ALIMENTOS, POBREZA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA ...(ANA MARIA BARCO LONDOÑO)...

El impacto que se sufre por el aumento de precio de los alimentos en uno de los retos más desafiantes que aborda la comunidad internacional, los gobiernos y la población.

En Colombia se sufre cada día más por este impacto, pues el salario mínimo no aumenta en proporción al aumento en los precios de los alimentos, ni siquiera en la mitad, y por eso cada día crece la pobreza y la desnutrición en nuestro país.

Pero el Problema lo vive no solo Colombia sino todo Latinoamérica donde los más afectados son los Pobres,

“…El aumento en el precio de los alimentos afecta más a los pobres e intensifica la desigualdad. Afecta más a los pobres, no sólo porque son ellos quienes gastan mayor porcentaje de sus ingresos en alimentos, sino también porque los artículos que mayor incremento han tenido son precisamente los que ellos consumen”

Dice el Banco Mundial:
“…El incremento en los precios de los alimentos probablemente aumenta substancialmente la pobreza de todos, en los países de bajos ingresos…”

LAS CAUSAS Y LOS REMEDIOS

- Sería necesaria una movilización urgente para atender a los más pobres que se ven literalmente enfrentados a morir de hambre.
- Se requiere construir y cumplir reglas que den prioridad a la lucha contra el hambre, que es la peor expresión de la pobreza, tanto en el plano mundial como en las políticas nacionales.
- R. Realizar un ajuste gradual para impedir que una masiva utilización de tierras para los biocombustibles afecte la oferta de alimentos con sus indeseables efectos sobre pobreza y equidad.

“la agricultura colombiana, como las de otras naciones de ingreso medio y bajo, sufrió en los últimos veinte años la ampliación de tres grandes quebrantos que, sin duda, influyen en el crítico momento que atraviesa para brindar alimentos abundantes, baratos, diversos y con capacidad nutricional para sus habitantes. En primer lugar, una merma muy grande en la producción de los alimentos básicos, cereales y oleaginosos, con una alta dependencia del extranjero para su aprovisionamiento y la pérdida de seguridad alimentaria nacional; en segundo término, un envilecimiento del trabajo rural; y, finalmente, el aumento en la concentración en la estructura de la propiedad rural.” Expresado por Aurelio Montoya en el periódico El Tiempo, cuando preguntaba por la situación del campo.


Pero entonces ¿qué soluciones tendríamos para Colombia?: fomentar las exportaciones Colombianas, empezando por mejorar la infraestructura, avanzar más tecnológicamente, para así, acelerar nuestra productividad; Construir una verdadera política pública en la que converjan el sector estatal y el privado, también debemos pensar en mejorar las condiciones de salud, calificación, educación, vivienda y saneamiento es un buen negocio económico y una condición necesaria para la competitividad; generar una estrategia de comercio interno de alimentos, y sobre todo fortalecer la investigación en jóvenes que serán el futuro de Colombia.